domingo, 17 de agosto de 2008

Que estaba a punto de salir

Foto Jiří Hertl (1987)
Ella se defendía y me pedía ayuda, me rogaba que no la abandonara, que me quedara con ella si era cierto que la amaba, que a ella también la amaba, que me quedara con ella al menos un instante más. Pero yo ya me había ido; mi mente ya estaba volviendo a casa, corriendo hacia el tranvía que estaba a punto de salir para poder llegar antes que mi mujer, que no sospechaba nada, que sonreía o fruncía el ceño según su humor, independientemente de mis actos.

IVAN KLÍMA (Praga, 1931)
Amor y basura, Acantilado, Barcelona, 2007, página 54