martes, 2 de marzo de 2010

Sin fijarse en el número


Fabian dejó un marco sobre la mesa y se marchó. No tenía ni idea de dónde se encontraba. Si uno sube al autobús de la línea uno en la Wittenbergplatz y en el Potsdamer Brücke hace transbordo y toma un tranvía, sin fijarse en el número, para bajarse del mismo a los veinte minutos, porque de repente aparece una señora que se parece a Federico el Grande, no es de extrañar que no sepa dónde se encuentra.
.
FABIAN, de Erich Kästner
Minúscula, Barcelona, 2010
Traducción de Miguel Ángel Vega Cernuda
(Pág. 12)