sábado, 17 de julio de 2021

Correr detrás del tranvía


Georges Bataille 
 (1897-1962)
 _________________________

Ayer, unos chicos corrieron detrás el uno del tranvía y el otro del coche. ¿Qué son las cosas en el cerebro del niño? Iguales que en el mío. La diferencia fundamental es la decisión, que se apoya en mí (yo no puedo apoyarme en otros). Heme aquí, yo: despertándome al salir de la larga infancia humana en la que, respecto a todas las cosas, los hombres se apoyaron inacabablemente los unos en los otros. Pero esta aurora del saber, de la plana posesión de sí, no es en el fondo más que la noche, la impotencia.

 
Georges Bataille, Sobre Nietzche. Voluntad de suerte. Taurus, Madrid, 1972. Pág. 144. Traducción de Fernando Savater

sábado, 10 de julio de 2021

El hombre tranvía

 


Jonh Hejduk 

(1929-2000)

___________________


8. El hombre tranvía 

El Hombre Tranvía nació en Finlandia. Poco después de su nacimiento llevaron a su madre a un sanatorio del norte. Él recuerda que cuando tenía unos siete años de edad le llevaron a visitarla en tren. Las lágrimas de su madre se congelaron como gotitas sólidas sobre su cara. Él comenzó a contarlas, entonces paró de repente, porque sintió que sumaban los días de su vida. Antes de abandonar la habitación preguntó a su madre si podía coger una de las lágrimas. Ella se quitó una de la mejilla y la colocó en su pañuelo. Después de que su tía lo devolviera a su casa, él abrió cuidadosamente el paño doblado y todo lo que allí quedaba era una mancha húmeda.

Jonh Hejduk, Vícitimas, Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos; Colección de Arquitectura, 27; Muricia, 1993.

sábado, 29 de mayo de 2021

En el tranvía 3

 



EN EL CENICERO DEL TIEMPO / I

 

En el tranvía 3, desde mi asiento

veo a un hombre solo sentado detrás de

otro hombre en sí mismo amurallado,

y otro que, solo, delante se arrellana.

 

Ese hombre entre rubio y blanco, de gafas,

está inclinado sobre un libro que marca,

lápiz en mano, con pestañas de luna

que apenas afloran sobre el blancor

 

de los bordes o se borran apenas.

Al dirigirme a la salida

veo que su lectura es de poemas

y leo al vuelo: En el tranvía 3….

 

                     Markus Hediger (1959)


[Markus Hediger, Dar la vuelta a la piedra. Animal Sospechoso. Barcelona, 2021. Pág. 103. Traducción de José Luis Reina Palazón]


sábado, 22 de mayo de 2021

Mientras el tranvía


 Markus Hediger 

(1959)

________________________

 

NO DEIS LA VUELTA A LA PIEDRA

                     XXXIII

 

A través del cristal

del tranvía, ayer, un bello rostro.

(Ah, tantos rostros

con los que no me habré cruzado.)

Nuestros ojos se encuentran allí

donde todo es promesa,

agudo pesar inmediato

y uno se sonríe

mientras el tranvía

con lujo de chirridos

se sacude y me abandona

a las fragancias de los tilos,

en la antecámara del sueño.


[Markus Hediger, Dar la vuelta a la piedra. Animal Sospechoso. Barcelona, 2021. Pág. 33. Traducción de Juan Goldín.]

sábado, 15 de mayo de 2021

Lo atropelló un tranvía


CATRIN COLE: ¿Qué le pasa al señor Baker?

TOM BUCKEY: Ha perdido a uno de sus nietos, lo atropelló un tranvía durante un permiso.

CATRIN COLE: Debe de ser mucho peor que haya muerto por nada, pobre señor Baker.

TOM BUCKEY: Nunca se muere por algo. ¿Por qué cree que gusta el cine? Porque las historias son una estructura, son una forma, un propósito, un significado, y cuando las cosas van mal sigue siendo la parte de un plan, tiene un sentido, no como la vida.


Su mejor historia (Their Finest), 2016. Guion de Gaby Chiappe sobre una novela de Lissa Evans. Dirección de Lone Scherfig. Actores implicados en la escena: Gemma Arterton y Sam Claflin.


sábado, 8 de mayo de 2021

Si el tranvía va demasiado lleno


Mercè Rodoreda
(1908-1983)
 ____________________
 
LA PLAZA DEL DIAMANTE
 
Y salimos a la Calle Mayor, y yo hacia arriba, y él detrás de mí y los dos deprisa, y, al cabo de los años, aún lo contaba, la Colometa, el día que la conocí en la plaza del Diamente, echó a correr y justo delante de la parada del tranvía, ¡pataplaf! las enaguas por el suelo. (Págs. 22-23)
 
Y fue mientras contemplaba el mirlo Quimet empezó a hablar del señor Gaudí, a quien su padre le había reconocido el día en el que le aplastó el tranvía, que su padre había sido uno de los que le habían llevado al hospital, pobre señor Gaudí excelente persona, te das cuenta qué muerte más miserable… (Pág. 27)
 
Cuando nos dijimos adiós con Quimet en la parada del tranvía, oí que Cintet le decía: no sé de dónde las has sacado, tan bonita… Y escuché la risa de Quimet, ja, ja, ja… (Págs. 34-35)
 
Porque de pequeña había oído decir que te parten. Y siempre había tenido mucho miedo de morir partida. Las mujeres, dicen, mueren partidas… La tarea ya empieza cuando se casan. Y si no las han partido, la comadrona las acaba de partir con cuchillo o a golpes de vidrio de botella y así se quedan para siempre, o desgarradas o cosidas, y por eso las casadas se cansan antes cuando han de estar un rato derechas. Y los señores que lo saben, si el tranvía va demasiado lleno, y hay algunas que están de pie, se levantan y las dejan sentar y, los que no los saben, se quedan sentados. (Pág. 63)
 
[Mercè Rodoreda, La plaça del Diamant, Club Editor, sisena edició, Barcelona, 1967. Traducción JAC]

sábado, 1 de mayo de 2021

Conocía Hong Kong desde un tranvía

Olvido García Valdés
(1950)
 ___________________________


¿cuántas veces trece cabe

en 1313? (pero eleven eleven oía, no

thirteen thirteen) confía en la gracia, en los doloridos

omóplatos (conocía Hong Kong desde un tranvía

no le habría antes parecido

suficiente y ahora sí), anida

ahí

 

         ¿son esas rosas transgénicas? No

de plástico, de un rosado salmón y africana

violeta, rumor a una distancia razonable

de la vida (igual color en la blusa

de la madre), la actividad es ritmo, fluir

según momentos, baile de movimientos

justos, celeridad o calma (a esta distancia

la sombrilla flota roja sobre la pared), palabras

no pronunciadas, el contacto y aquella

edad, cabello blanquecino, an other for me, aquella

piel, quizás a los setenta regresen

las cosas mismas, presencias para anidar

áfonas e intransitivas, ir haciendo camino y

lleguen palabras justas a lo preciso ahí

 

                                               (aurelio major)


Olvido García Valdés, Confía en la gracia. Tusquets Ed. Barcelona, 2020. Pág. 185

sábado, 24 de abril de 2021

Ni el pundonor de los tranvías


Fermín Herrero 
(1963)
 ___________________
 

Fermín Herrero, Furtivo de los días, Amargord Ediciones, Madrid, 2014

sábado, 17 de abril de 2021

Como subir juntos a un tranvía



BARTON KEYES: Un crimen nunca es perfecto. Se descubre tarde o temprano; y cuando intervienen dos personas, más bien temprano. Sabemos que andan en ello la señora Dietrichson y otro personaje. Muy pronto sabremos quién es ese otro tipo. Aparecerá en algún momento. En algún sitio tienen que encontrarse, sus emociones andan revueltas. Sea odio o amor lo que le une, no pueden seguir alejados. Pensarán que están más seguros por haber sido dos, pero no es el doble de seguro, sino diez veces más peligroso. Han cometido un asesinato y eso no es como subir juntos a un tranvía del que cada uno puede apearse donde quiera. Tienen que seguir juntos el viaje hasta el final. Y es un viaje de ida tan solo, porque el final de la línea es el cementerio.


Perdición(Double Indemnity). Estrenada en 1944. Dirección de Billy Wilder. Guion de B.W. y Raymond Chandler. Protagonizada por Fred MacMurray, Barbara Stanwyck y Edward G. Robinson.

sábado, 10 de abril de 2021

Sarcófago ambulante

David Mourão-Ferreira
(1927-1996)
___________________________

PEQUEÑA ODA AL TRANVÍA

 

Colectivo sarcófago ambulante,

llevas cientos de almas, cada día,

(¡oh muerte desleal de los instantes!)

a la conquista pávida, incesante

del venenoso pan de la jornada.

 

Así te yergo como símbolo casi eterno,

¡provisional, oh barca del Infierno!


[David Mourão-Ferreira, Antologia poética, Lisboa, 1983. Pág. 38. Traducción de JAC]

sábado, 3 de abril de 2021

Nostalgia de los tranvías



Cynthia Ozick
(1928)
______________
 
El autobús atravesaba barrios descascarados, las vías del tranvía a veces brillaban a través de una grieta en el asfalto como malezas que esperaran el momento de renacer. Puttermesser recordaba con nostalgia los tranvías de su infancia: en el verano, los vagones avanzaban como balanceándose como pequeños carnavales rodantes, con los lados alambrados que dejaban pasar el viento caliente y los pasajeros transpirando serenamente en los asientos. No sucedía lo mismo con este autobús, que era cerrado como una cápsula protectora contra los conventillos circundantes.
 
Cynthia Ozick, Los papeles de Puttermesser, Mardulce, Madrid, 2014. Pág. 31. Traducción de Ernesto Montequin

sábado, 27 de marzo de 2021

El diminuto tranvía 14



«…pienso en mis tiempos de Sarriá: el diminuto tranvía 14, asientos cara a cara… saludos; nos conocíamos todos; decíamos «voy a Barcelona…». 
J.V.FOIX

José Cruset, Valores de mi tiempo. Notas de literatura española actual. Taber. Barcelona, 1970 Pág. 111-112

viernes, 19 de marzo de 2021

El tranvía azul de la calle Anglí



«…recuerdo el tranvía azul de la calle Anglí… el trayecto costaba cinco céntimos; nuestras idas a la Bonanova, con mi madre; mi padre moría a los treinta y siete años, yo tenía cuatro…; íbamos a ver a una familia amiga… eran ricos, y nosotros éramos muy pobres… íbamos con timidez…» 
JOAN VINYOLI
 
José Cruset, Valores de mi tiempo. Notas de literatura española actual. Taber. Barcelona, 1970 Pág. 293

sábado, 6 de marzo de 2021

Aún quedaban tranvías en Santiago



Nicanor Parra 
(1914-2018)
_____________________
  
«Jamás nos atrevimos a dirigirle la palabra [al Cristo de Elqui] —le cuenta Nicanor [Parra] al profesor norteamericano René de Costa—. Yo lo vi en una situación muy particular y me formé una espléndida idea de él por su forma de reaccionar. Iba sentado él en un tranvía (en ese tiempo aún quedaban tranvías en Santiago) y un borracho (en los barrios, en ese tiempo, había mucho de estos personajes, muchos borrachos) se acercó al Cristo de Elqui y empezó a burlarse de él. En vista de que el Cristo no se daba por aludido, ese bárbaro se atrevió a acercarse a él y le tomó las barbas. Yo me dije que aquí iba a pasar algo. Pero entonces el Cristo simplemente miró al borracho, lo miró muy airado, le lanzó una mirada fulminante, se puso de pie y se bajó en la siguiente parada. Me pareció una manera espléndida de reaccionar.»
 
Rafael Gumucio, Nicanor Parra, rey y mendigo, Mondadori, Barcelona, 2020. Pág. 406

sábado, 27 de febrero de 2021

Tranvía absurdo e irreal

Álvaro de Campos - Fernando Pessoa 
(1988 - 1935)
__________________

TRAMWAY

 

Aquí voy yo en un tranvía, junto a unas treinta o cuarenta personas,

Lleno (solo) de mis ideas inmortales, (creo que buenas).

 

Mañana, puestas en verso, estarán

Por toda Europa, por todo el mundo (quién sabe)

Triunfo, meta, inicio, destello

Que quizá no acabe.

 

¿Y quién sube? ¿Qué siente? El que va a mi lado

Solo siente en mí que soy el que, extraño,

Está en el asiento de la punta, y del extremo, el que ocupa

Quien primero entra.

 

Pero lo importante son las ideas que tengo, en fin,

El resto, el que aquí está sentado, soy yo,

Vestido, visual, regular, siempre en mí,

Bajo el azul del cielo.

 

¡Ah, Destino de los dioses, otorgad al menos el discernimiento,

Al que en mí piensa la vida, de poseer un profundo

Sentido de lo esencial, que sea certero y conciso,

De la vida y del mundo!

 

Sé, bajo el cielo que roza mis ideas,

Bajo el cielo más análogo a lo que pienso conmigo,

Que este tranvía va con los bancos llenos

Hacia donde yo voy.

 

¿Y el aspecto absurdo de todo esto cuál es?

¿Dónde está aquí la equivocación que siento?

Mi razón conmovida aquí pierde pie

Y pensando miento,

 

Pero, ¿a qué verdad miento, qué puente

Existe entre lo que es falso aquí y lo que es cierto?

Si lo que siento y pienso, ni siquiera sé cómo contarlo,

Si lo que queda al descubierto

 

Ahora en mi meditación es tiniebla y abismo,

¿Qué he de hacer de mi consciencia dividida?

Oh, tranvía absurdo e irreal, ¿a dónde van mis cavilaciones?

¿De qué lado está la vida?

 

(1919)

[Traducción JAC]

sábado, 20 de febrero de 2021

Llegaremos pronto a la estación del tranvía

Eugène Ionesco 
(1909 - 1994) 
___________________________________ 

DIARIO

Ella y yo estamos en la calle: es la calle de un falso París. Esta ciudad se parece a París, a Zúrich, un poco a las calles de Atenas que se encuentra debajo de la Acrópolis. Es también, un poco, esa ciudad completamente imaginaria, la misma que recorro con frecuencia en mis sueños. Le digo que llegaremos pronto a la estación del tranvía cerca del río o de la ribera, que es un poco el Sena, un poco el lago de Zúrich, un poco también otra corriente de agua. Tomamos el tranvía, que nos lleva suavemente a la ciudad alta, en las montañas. Es una especie de tranvía, una especie de teleférico. Este barrio, le conozco, o esta ciudad, con sus casas altas colgadas de la montaña, que me pone eufórico, porque se encuentra arriba del todo precisamente. El tranvía, o el tren, o el teleférico, pasa por desfiladeros muy estrechos que no dejan sitio más que para los raíles del ferrocarril. Pasamos por un puente no más ancho que una pasarela, escalamos montañas donde los árboles se mezclan a las casas. Volvemos a bajar y, de nuevo, nos encontramos en la ciudad de abajo.


[Eugène Ionesco, Diario, Ed. Guadarrama. Madrid, 1968]

sábado, 13 de febrero de 2021

Sentada en un tranvía

Anna Ajmátova 
(1889-1966) 
_________________ 

La publicación de La tarde le disgustó tanto que se marchó de viaje a Italia (en la primavera de 1912); sentada en un tranvía, pensaba mirando a los viajeros: «¡Qué felices son: a ellos no les publican libros»!
Mis recuerdos de Petersburgo son muy tempranos: se remontan a 1890. De hecho, es el Petersburgo de Dostoyevski, un Petersburgo anterior al tranvía eléctrico, con carruajes y con ferrocarril urbano de tracción a caballo, lleno de ruidos y chirridos, con un sinnúmero de lanchas y cubierto de pies a cabeza de anuncios que impedían contemplar la arquitectura de los edificios. 


[Anna Ajmátova, Réquiem y otros escritos. Galaxia Gutenberg. Barcelona, 2000. Traducción de José Manuel Prieto. (Págs. 98 y 101)]

sábado, 6 de febrero de 2021

El pesado rodar del tranvía

W.G. Sebald
(1944-2001)
____________________ 

AUSTERLITZ

De pronto noté el calor que salía del grueso radiador, repetidas veces pintado con malas pinturas de aceite, bajo la ventana abierta de par en par, oía solo el ruido que subía de la Karmelistská, el pesado rodar del tranvía, los aullidos de las sirenas de la policía y de las ambulancias lejanas, en alguna parte…
A mediados de octubre, dijo Věra, cuando la opereta estaba ya totalmente ensayada, fuimos juntos al ensayo general y, en cuanto entramos en el teatro por la entrada de artistas, dijo ella, yo, aunque antes, en el camino por la ciudad había hablado sin parar, caí en un respetuoso silencio. También durante la representación de las escenas más o menos caprichosamente ordenadas, y luego, al ir a casa en tranvía, estuve extraordinariamente silencioso y absorto en mis pensamientos.

Desde que los alemanes habían dictado normas aplicables a la población judía, solo podía hacer sus compras a determinadas horas; no podía tomar un taxi, tenía que viajar en el tranvía en el último coche, no podía ir a un café ni al cine, ni a un concierto cualquier reunión pública. 

[W.G. Sebald , Austerlitz, Anagrama, Barcelona, 2002. Traducción de Miguel Sáenz. (Págs. 150, 162-163, 174)]

sábado, 30 de enero de 2021

Siempre parado

Joan Vinyoli 
(1914-1984)
_________________________

PERIFERIA

Es probable que nunca pueda

tomar este tranvía

siempre parado como todo

lo que resulta útil

de verdad.

         Todas las ventanas

de la casa apagadas.

                   Se comprende

que nunca se aproxime

nadie.

         Dejemos todo

aislado, lejos, que es cuando las cosas

se manifiestan.

         No te estorben

los movimientos.

         Esta larga cinta

de carretera de suburbio solo

indica sitios donde ir,

pero no es necesario ir.

                   Nunca.

                            Quedémonos

aquí.

         Si quieres, cuando ya no consigas

soportar más la soledad

llama al taxi

que está inmóvil también fuera del tiempo.


[Joan Vinyoli, Encara les paraules, Edicions 62, Barcelona, 1973. Traducción de JAC]


sábado, 23 de enero de 2021

Nada ocurre

Leonard Cohen 
(1934-2016)
__________________________________


NO CAYÓ SOBRE MÍ UNA CRUZ

[…]

Creo que la lluvia no
hará que me sienta como una pluma
cuando llegue esta noche después 
de que los tranvías dejen de funcionar 
porque mi tamaño está ya definido. 
Ámame puesto que nada ocurre.

[…]

Leonard Cohen, Poemas escogidos, Plaza & Janés, Barcelona, 1972. Traducción de Jorge Ferrer-Vidal. Pág. 127

sábado, 16 de enero de 2021

Los tranvías rompían lo blanco

Elena Poniatowska 
(1932) 
_____________________

Esta tarde, en la calle de Porfirio Díaz 125, hablamos de fresnos y tranvías, porque antes, en Mixcoac, en San ángel, en Coyoacán, en Tacuba, en Tacubaya, los tranvías eran un acontecimiento, sobre todo los que venían de Xochimilco cargados de viandantes con sus canastas de tomates y de frescas romanitas. Los tranvías rompían lo blanco, hacían temblar los hierros y su ruido nos calaba hasta los huesos. Ahora ya no hay rieles o se han achatado, y los tranvías son unos pobres animales desdentados, su ruido es el menor de los sonidos en medio del estruendo infernal de tantas pisadas gimientes. Hace ya muchos años que Ramón Xirau, Tomás Segovia y tú dejaron de caminar por esta ciudad que ahora nos rechaza. 

Elena Poniatowska, Octavio Paz. Las palabras del árbol, Plaza & Janés, Barcelona, 1998

sábado, 9 de enero de 2021

El capaz tranvía es como un buey

 


Eliseo Diego

(1920-1994)

____________________________


EL ÓMNIBUS OSCURO Y EL TRANVÍA

 

El ómnibus oscuro y el tranvía

con su dorada magia polvorienta

vienen mugiendo por la tarde lenta

como en salvaje fiesta viejo día.

 

Crujidores y espesos y a porfía

van devorando las horas cenicientas.

El ómnibus oscuro representa

qué vaga bestia, y el capaz tranvía

 

es como un buey cuya increíble forma

van reduciendo a sigilosa norma

la bendita costumbre y la pobreza,

 

y que al caer la noche y el descanso

lo va ilustrando como un fuego manso

qué servicial y mágica belleza.


domingo, 13 de diciembre de 2020

Tranvía, matrimonio

Botho Strauß
(1944)
_____________________ 


Hace poco sucedió algo espantoso en Praga. Un matrimonio de edad bajó un domingo en una parada del tranvía e ipso facto fue tragado por la tierra. Una rotura de cañería había provocado un socavón bajo el pavimento y la pareja cayó en él. El hombre, que tenía cincuenta y dos años, pudo agarrarse al borde hasta que le salvaron, pero a su mujer, cuatro años mayor que él, la arrastraron las aguas residuales y se ahogó. Feliz aquel que está ciego para los símbolos… ¡que no le reventó la piel sobre el segundo ojo! Tranvía, matrimonio, parada, corriente subterránea… Una conjunción tan densa de significado en tan reducido espacio tiene por necesidad que descargar en una desgracia.

[Botho Strauß, La dedicatoria, Alfagura, Madrid, 1984. Traducción de Genoveva Dieterich. Pág. 92]

jueves, 10 de septiembre de 2020

La monotonía de vías



Stéphane Mallarmé 
(1842-1898) 
______________________

Salvo la monotonía, desde luego, de enrollar, entre las corvas, sobre la calzada, con el instrumento favorito, la ficción de un deslumbrante riel continuo.

***

Largos arrabales prolongados por la monotonía de vías que van a dar a la central nada de extraordinario, divino o completamente surgido del suelo artificial a cambio de las lenguas de asfalto, de nuevo, a hollar, para escapar.

***

[Stéphane Mallarmé. Variaciones sobre un tema, Ed. Vuelta, México, 1993. Traducción de Jaime Moreno Villarreal. Páginas 62 y 127]

miércoles, 26 de agosto de 2020

En el tranvía




—Ar turėsime sėsti į tramvajų, močiutė?

—¿Subimos en el tranvía, abuela?


«Bille» (2018), película lituana dirigida por Inara Kolmane a partir de los recuerdos de la escritora Vizma Belševica (1931-2005), con guión de Evita Sniedze y Arvis Kolmanis.

sábado, 22 de agosto de 2020

El avance de un tranvía



Alain Badiou
(1937)
____________________ 


O como sucede en [Friedrich Wilhelm] Murnau, en el que el avance de un tranvía organiza la topografía segmentadora de un arrabal umbrío. Digamos que tenemos aquí los actos del movimiento local.


[Alain Badiou, Pequeño manual de inestética, Prometeo, Buenos Aires, 2009. Págs. 127-128]

lunes, 6 de julio de 2020

Ir a la escuela en tranvía



Walter Benjamin
(1892-1940)
_________________________

Una generación que todavía había ido a la escuela en tranvía de tracción animal se encontraba al descubierto en un paisaje en el que ya nada era reconocible, salvo las nubes, y en medio, en un campo de fuerzas atravesado por tensiones y explosiones destructoras, el minúsculo y frágil cuerpo humano.

Walter Benajamin, «El narrador. Consideraciones sobre la obra de Nikolai Leskov», Obras, Libro II, vol. 2, Madrid, 2009. Traducido por Jorge Navarro Pérez.

lunes, 25 de mayo de 2020

Un pitido de los azules tranvías



Günter Eich
(1907-1972)
_________________________________________


LEMBERG | 2

Pendientes innumerables como el miedo.
El tranvía termina
en una estepa llena de hierbajos
ante puertas gastadas por el uso 

(Mensajes de la lluvia, 1955)



POSTALES VIEJAS | 1

Aquí querría yo ver pasar el tranvía
y columpiarme
sentado en la cadena del monumento a los caídos.
Una señal para sordomudos.
Un sermón para los panaderos,
que se desperezan en el viento de la mañana.

(Para archivar, 1964)


TEATRO DIMITRI

Dimitri tiene su teatro.
Sin indicación del lugar, un rumor
procedente de las hojas de los plátanos,
de la
ropa robada de la cuerda donde estaba tendida,
un pitido de los azules
tranvías de cercanías.

Desconozco el programa de Dimitri.
Pero de noche, sobresaltado,
soy el grito de un arrendajo
en la cercanía de quién,
un abrirse la cortina
sin resultado, un verso
que uno no puede comprender del todo.


Günter Eich, Poesías Completas, La Poesía señor hidalgo, Barcelona, 2005. Traducción de Aina Torrent-Lenzen.

domingo, 17 de mayo de 2020

Un tranvía así parece que lleva alma



José Martí
(1853-1895)
 _____________________________ 

TRANVÍAS DE CABLE

Las ciudades que quieran establecer ahora tranvías, deben, antes de echar sus rieles para carros de caballos, hacer examinar los que andan sin ellos, por ser su motor constante un cable que corre dentro de un gran tubo, colocado bajo la superficie de la calle, como se colocan las cañerías de gas o de agua. Este gran tubo tiene una espaciosa ranura en su parte alta, por la cual pasa el timón que maneja el conductor desde su plataforma, y llega hasta el cable, del cual se desase cuando se quiere detener el carro, o se prende cuando se quiere que el carro continúe en movimiento. Lo mismo que las mandíbulas prenden el alimento, lo mismo que los dientes de una draga se cierran sobre las piedras y sedimentos que ha de sacar a la superficie, así asen el cable los dientes, o ruedas, en que remata el timón. Y como el cable está siempre en movimiento, en virtud de la máquina motriz establecida en la estación de que arranca el cable, el carro es arrastrado por él a gran velocidad, sin que esto impida que cuando el conductor lo desee, oprima el freno o timón que por una ranura abierta en el pavimento entre los rieles se comunica con la de la parte alta del tubo, y desasidos del cable a esa presión los dientes del timón, el carro se detenga, por cuanto tiempo se quiera. Con este sistema de tranvía de cable, los carros andan con mucha mayor ligereza; se gasta mucho menos en poder motor, por ser el vapor y su máquina más baratos de comprar y conservar que las pobladas caballerizas que ahora se requieren para los tranvías de tracción animal, y se ocupan menos empleados y menos espacio en las calles. –Sobre que es bueno alimentar la fantasía, y un carro así parece que lleva alma.

La América. Nueva York, junio de 1884
[Crónica completa]

miércoles, 13 de mayo de 2020

¡Ahí estaba el tranvía!



Nicolás Guillén
(1902-1989)
_________________________

Situábase usted en una esquina y todo consistía en esperar. La calceta, la lectura de Jorge Mañach o la simple divagación sobre temas no urgidos de resolución inmediata… Cuarenta minutos más tarde era usted sorprendido por un timbreteo inconfundible. ¡Ahí estaba el tranvía! Se instalaba usted en su lenta carroza, en su coche democrático y ya podía dormir seguro de llegar sano y salvo a su destino.
   Ahora, amigos míos —precisa reconocerlo con punzante melancolía— las cosas ocurren de modo bien distinto. El tendido de alambres para los trollies ha cedido bajo la acción demoledora de los años y ya no hay viaje sin accidente. Los cables caen a diario, enroscados sobre la calle como finas serpientes, y durante horas y horas permanece el tránsito paralizado en medio de las cuchufletas e ironías de quienes ante el humillante espectáculo aún se muestran con ánimo de reír.
   A esto añádase el peligro mortal que tal contingencia entraña. Si los dos cables se unen y así los pisa el transeúnte, dícese que la catástrofe es fatal, y lo mismo si en esa forma caen sobre la distraída cabeza del viandante. De donde resulta que un medio de locomoción antaño tan sólido, tan constitucional, tan protector del sistema nervioso, se ha convertido en una permanente invitación a la muerte.

domingo, 26 de abril de 2020

Se puede ver desde el tranvía



Fredrik Nyberg 
(1968)
_________________________

GALANTHUS (L. mask.)
Diagonales.

Olor a lejía.

Debo haberme dormido porque me despierto.

La cabeza y el cuerpo son aún una experiencia.

Febrero.
Las aves no pesan casi nada.
En una zona forestal, muy cerca de Vasaplatsen, hay un
árbol –se puede ver desde el tranvía– cuyas potentes ramas parecen
apuntar hacia abajo, contra el suelo.
Yo tengo que ser siempre el que se consuela.

© Fredrik Nyberg
De: Blomsterur
Stockholm: Norstedts, 2000


Traducción de Aleisa Ribalta

GALANTHUS (L. mask.)
Diagonaler.

Doften av klor.

Jag måste ha sovit för jag vaknar.

Huvudet och nacken är ännu en erfarenhet.

Februari.
Fåglarna väger nästan ingenting.
I ett grönområde, alldeles i närheten av Vasaplatsen, finns det ett
träd – man kan se de från spårvagnen – vars kraftiga grenar tycks
sträva nedåt, mot marken.
Jag måste alltid vara den som tröstas.

***



ZEPHYRANTHES (Herb. fem.)
Pierdo el sentido.

Las flores se mecen con el suave viento de poniente.

Las frutas deben madurar y caer bien maduras al suelo.

Estación – Fjällgatan.
Un periódico reposa tranquilo mientras el viento sopla.
De repente localizo todo el dolor en mi costado izquierdo;
me inclino inmediatamente para sentirlo en la parte posterior de la pierna.
Ahora escucho el tranvía que precisamente llega.
Está iluminado
y casí completamente vacío.


Traducción de Aleisa Ribalta


ZEPHYRANTHES (Herb. fem.)
Jag kukar ur.

Blommorna vajar för den milda västvinden.

Frukterna skall mogna och fall mycket mogna till marken.

Hållplats – Fjällgatan.
En tidning ligger stilla och bara blåser..
Jag lokaliserar plötsligt all smärta till min vänstra vad;
böjer mig strax ner för att känna efter där på baksidan av benet.
Nu hör jag att spårvagnen faktiskt kommer. Den är upplyst och
nästan helt tom.